Posteado por: clinicacapistrano | octubre 16, 2007

Las enfermedades mentales están íntimamente vinculadas a la drogodependencia.

Las enfermedades mentales están íntimamente vinculadas a la drogodependencia.

La Voz de Galicia. Colpisa 14/10/2007 document.write(d.getDate() + “/” + (parseInt(d.getMonth())+1) + “/” + d.getFullYear());

La adicción a cualquier tipo de droga está íntimamente vinculada a los problemas mentales que generará en el individuo adicto en cualquier momento de su vida. Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud Mental, los expertos en el tratamiento de drogodependencias enfatizan la importancia de atender la adicción de forma integral, incluidas su implicaciones en la salud mental.Y es que estas patologías y la drogadicción están profundamente relacionadas. Las drogas desencadenan «una serie de cambios cerebrales y provoca manifestaciones de conducta crónicas», según el doctor Gabriel Rubio, jefe de los Servicios de Salud Mental de Retiro y del Grupo de Drogadicción de la Sociedad Española de Psiquiatría. El doctor José Martínez Raga, psiquiatra del Instituto sobre Drogas y Conductas Adictivas del CEU-UCH de Valencia recalca que «las adicciones están consideradas como enfermedad mental en las clasificaciones internacionales de diagnóstico de las enfermedades».Según Rubio, se estima que el 50% de las personas en programas de mantenimiento con metadona en España padece algún trastorno de la personalidad. Los más frecuentes son el trastorno antisocial y el trastorno límite. Este último se caracteriza por manifestaciones recurrentes de irratibilidad inapropiada, actos constantes de crisis como hacerse cortes en las muñecas, tomar sobredosis o automutilarse, intolerancia a la soledad e impulsividad con el dinero, el consumo de sustancias, las relaciones sexuales o el apetito desenfrenado, entre otros muchos síntomas.Previsiones de la OMSLa Organización Mundial de la Salud (OMS) estima, incluso, que en el año 2020 el 75% de las personas con una enfermedad mental crónica tendrá, además, algún problema de adicción. Históricamente, la adicción nunca fue tratada como enfermedad mental, sostiene el doctor Raga. Cuando en la década de los ochenta se registró el ‘boom’ del consumo de heroína, esta adicción seguía sin manejarse como una patología psiquiátrica. «En la actualidad -subraya es un concepto que vamos incorporando poco a poco y a que nos ayuda a ofrecer a los pacientes una atención integral».La necesidad de atender la adicción desde las redes normales de la sanidad pública viene dada también por los cambios en la vía de administración de las drogas. «En el caso de la heroína, estamos asistiendo a un aumento del número de pacientes jóvenes que acuden a tratamiento por adicción a esta sustancia. Este incremento se debe a la utilización de la heroína por vía inhalada, fumada o esnifada, lo que ha sustituido al consumo de esta droga inyectada», según Raga.El cambio de perfil en el drogodependiente, ya que el consumo de drogas se ha convertido en un hecho multigeneracional, intrafamiliar y asociado a un consumo múltiple, es una razón de peso que conlleva la necesidad «de modificar la atención que se da al drogodependiente, así como de valorar nuevas vías terapéuticas».Atención primariaEstas demandas de atención en la red del Sistema Nacional de Salud parecen cada vez más evidentes no sólo para los adictos, sino para todos los pacientes con enfermedades mentales, porque la atención primaria se ha convertido en la principal puerta de entrada de los enfermos mentales al sistema de salud.«Más del 80% de los pacientes entran en contacto por primera vez con el sistema sanitario a través de sus médicos de cabecera y el 90% de los que llegan a los servicios psiquiátricos proceden de la atención primaria», dice José Luis Vázquez-Barbero, catedrático de Psiquiatría en la Universidad de Cantabria y autor del libro ‘Psiquiatría en Atención Primaria’.Esta obra, en la que han participado más de cien especialistas, fue presentada en el XI Congreso Nacional de Psiquiatría Santiago 2007 e insta a capacitar a los profesionales de atención primaria para satisfacer de forma adecuada las demandas sanitarias que plantea la población con alteraciones psiquiátricas. También alude a la necesaria colaboración con los especialistas de los servicios psiquiátricos mediante programas de intervención compartida, centrados en determinadas patologías menores pero también en las consideradas tradicionalmente como graves y discapacitantes.

El profesor Vázquez-Barquero considera que las intervenciones se han de centrar tanto en los aspectos terapéuticos como preventivos, asumiendo para ello planteamientos eclécticos en los que se combinen, desde una perspectiva multidisciplinar, aproximaciones biológicas, psicológicas y sociales.

COMENTARIO:

Interesante articulo que intenta profundizar sobre un asunto prioritario a la hora de abordar seriamente cualquier tratamiento a drogodependientes y en el que la Clinica Capistrano lleva trabajando más de 20 años, es el hecho de la existencia de patologia dual en la base del problema en un elevado porcentaje, es decir, que existe una asociación entre un trastorno por abuso o dependencia a sustancias psicoactivas y un trastorno psiquiátrico.

Para ello y en primer lugar, es básica la formación especifica de los médicos de atención primaria (son los primeros en la red asistencial que detectan el problema) para que puedan dirigir al paciente a un tratamiento multidisciplinar que aborde la totalidad de los componentes ( clínicos, sociales, familiares…) de tan compleja enfermedad.

Lamentablemente en la actualidad es casi un milagro encontrar recursos (salvo honrosas excepciones) de esas caracteristicas que aborde de una manera integral dicho problema…..y eso que estamos hablando de un asunto que afecta a millones de personas en España……¿para cuando una solución?

Anuncios

La familia de la interna, que trata su adicción con metadona, reclama al niño TEREIXA CONSTENLA – Sevilla – 10/10/2007  En el hospital sevillano de Valme cuidan de Yeray, un bebé de 12 días que nació con un síndrome de adulto: el de abstinencia. Su madre, Antonia F. P., de 36 años, cumple condena en la prisión de Alcalá de Guadaíra (Sevilla). En la cárcel ha paliado su prolongada adicción a la heroína -empezó a los 13 años- con metadona, un opiáceo que ha estado recibiendo el feto mientras creció. Antonia conoció a Rafael B., otro recluso, durante una obra de teatro. Se casaron y, tal como establece el reglamento penitenciario, han disfrutado de sus correspondientes ‘vis a vis’.La reclusa dio a luz en el hospital el pasado 28 de septiembre y, una semana después, recibió la noticia que más temía: la Junta de Andalucía considera que el bebé está en desamparo y asume su tutela de forma “provisional”. La decisión de la Administración, según la familia, también incluyó otras medidas: la prohibición de las visitas de los abuelos y tíos al bebé hospitalizado.Cuando reciba el alta, Yeray será ingresado en un centro de protección de menores hasta que la Junta decida su futuro. “Se verá la mejor opción para él, empezando por la familia extensa”, explicó ayer una portavoz de la delegación provincial para la Igualdad y Bienestar Social, que se encarga del caso.En una carta remitida a la consejera del departamento, Micaela Navarro, la interna critica que se declare el desamparo de su hijo “dado que al día de la fecha no ha estado desamparado ni un solo minuto de su corta vida”. “Si es mi condición de presa lo que incide, sería mil veces más humanitario que nos esterilizaran aún en contra de nuestra voluntad”, añade.

La retirada del menor ha indignado también a los abuelos y tíos del pequeño. “Lo primero que pedimos es que se lo devuelvan a la madre, y si no que nos lo den a la familia”, reclama Soledad P., la abuela del bebé. Ella cree que su hija aspira a una segunda oportunidad, después de haber pasado media vida atrapada por las drogas. En esa etapa de adicción desbocada, Antonia F. tuvo otros tres hijos que no conservó: uno por fallecimiento, otro porque está con su padre biológico y el tercero porque fue retirado por la Junta y entregado en adopción. José Antonio Bosch, abogado de la reclusa, criticó ayer con dureza el procedimiento “inquisitorial” del departamento de menores al retirar a Yeray de su entorno familiar. “En la Edad Media, el tribunal decía que eras bruja y tenías que demostrar que no lo eras. Con esto ocurre lo mismo, declaran que no estás capacitado y hay que probar que no es cierto”.

COMENTARIO:

Resulta cuanto menos curiosa la actuación de la Administración, por un lado, para curar una enfermedad reconocida como tal por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como es la adicción, en este caso a la heroína, el tratamiento es suministrarle una sustancia, opiácea también, y también adictiva como es la metadona, es decir en vez de liberarle de su enfermedad, que es su adicción, el tratamiento a aplicar es suministrársela gratuitamente, de igual manera ¿le suministrarán dinero a los pacientes adictos al juego? Por pura lógica el tratamiento debería ser ese. ¿Y a las personas adictas al sexo?…….mejor no pensarlo, ¿no? 

Como no puede ser de otra manera, un hijo de una señora que está en este tipo de tratamiento, y que para mas inri es reclusa, es decir esta custodiada permanentemente por la Administración, nace con el consiguiente síndrome de abstinencia.

Dicha criatura ha nacido ya enferma como consecuencia directa del tratamiento recibido por su madre y que en vez de ayudarla, curarla, rehabilitarla es la propia administración quien le quita la custodia de su hijo enfermo…..¿alguien puede entender algo?

La OMS establece que los gobiernos tienen la responsabilidad, entre otras, de la salud de sus pueblos. He tenido que releer la noticia para asegurarme que esto pasa en España y no en una republica bananera

Posteado por: clinicacapistrano | octubre 9, 2007

Las 21 sexoadictas más famosas de la historia

La escritora madrileña Paula Izquierdo retrata la vida de varias mujeres famosas de la historia como Isabel I, Virginia Woolf, Mata Hari o Joan Crawford Sexoadictas o amantes. 21 mujeres radicales es el explícito título con el que la escritora madrileña Paula Izquierdo invita al lector, femenino o masculino, a conocer la vida de varias mujeres muy famosas de la historia, pero que vivieron por y para el placer.Isabel I de Inglaterra, Catalina la Grande, Sarah Bernhardt, Virginia Woolf, Josephine Baker, Mata Hari, Alma Mahler, Joan Crawford, Isadora Duncan o Edith Piaf son algunas de las mujeres que, según ha explicado Paula Izquierdo, “buscaban su plenitud” y ello les implicó terminar “solas, abandonadas y desaparecidas”.Los escritores Juan Manuel de Prada y Fernando Marías presentaron el nuevo libro publicado por Belacqva, en el que la autora vuelve a profundizar en el tema del llamado sexo débil -su anterior libro fue “Picasso y las mujeres”-, pero nunca “juzgando a ningún personaje”, señaló Izquierdo, psicóloga de formación.Juan Manuel de Prada confesó haberse “divertido mucho” con este “instructivo libro” y que al contestar el test que aparece al final del libro se ha dado cuenta de que es “un sexoadicto“.El Premio Planeta 1997 llegó a reconocer que contestó afirmativamente a la pregunta sobre si tu comportamiento sexual te ha dejado alguna vez con el sentimiento de falta total de esperanza, enajenación o con ganas de suicidarte. Tras enfocar el tema que plantea el libro por el lado más simpático de la sexoadicción, Prada reflexionó sobre la “lucha desesperada” que todas las mujeres retratadas en el libro demostraron para “imponerse en un mundo que no se lo permitía”. Casi todas las mujeres de Sexoadictas o amantes fueron reinas, aristócratas o pertenecientes a la alta burguesía, lo que demuestra, según el autor de La Tempestad, que la única forma de acceder a la libertad “es el dinero y la posición social”, aunque esa búsqueda desesperada de deseo sea sólo para “llenar el hueco de la muerte”.Fernando Marías, sexoadicto Fernando Marías, por su parte, que se congratuló por ser géminis del 13 de junio como la autora, con un lado Dr. Jekyll y otro Mr. Hyde, también confesó ser un sexoadicto y que leyó el libro de Paula Izquierdo en la “oscuridad de la noche”.Un “complicado libro”, subrayó Paula Izquierdo, para el que ha utilizado “muchísima documentación y una gran capacidad de síntesis”, y en el que ha incluido al final una clasificación de anomalías sexuales y de parafilias.Para el escritor vasco, el último capítulo del libro, titulado Anónima. 24 horas en la vida de una sexoadicta del siglo XXI es “una pequeña novela de terror en cinco páginas”, que demuestra la “gran novelista” que es Izquierdo, pues tras leer esas pocas hojas “te vuelven a entrar ganas de comenzar otra vez el libro”.

COMENTARIO:

No he tenido ocasión de leer el tan a priori interesante libro, pero viendo el tono del articulo en cuestión me sorprende la frivolidad e incluso imprudencia con la que los prestigiosos y admirados escritores D. Juan Manuel de Prada y D. Fernando Marias declaran su condición de sexoadictos.

Realmente no tengo argumentos para decir si estos Sres. Tienen dicha adicción o no, lo desconozco, pero he tenido la oportunidad de conocer a muchas personas que si han padecido dicha enfermedad y ninguno de ellos se muestra divertido por tenerla, bien al contrario, el grave deterioro que provoca en todos los ámbitos sociales (laboral, familiar, económico…) y que dicha obsesión en la mayoría de las veces no provoca placer sino sentimientos opuestos de culpa y sufrimiento me obliga a reflexionar sobre la ligereza en que ha efectuado dicha afirmación, parece que no están hablando del mismo problema.

Muchas veces se confunden términos y no es lo mismo tener una libido alta que ser un adicto……..por favor seamos serios.

Posteado por: clinicacapistrano | octubre 2, 2007

Video Reportaje de La Clinica Capistrano

El programa Espejo Público de Antena 3 realizó un reportaje sobre ludopatía en nuestra clínica, no os perdáis el reportaje:

Posteado por: clinicacapistrano | agosto 27, 2007

Clinica Capistrano

La clínica fue inaugurada en 1988 en Palma de Mallorca, España. Su fundador y actual director es el psiquiatra JOSE MARIA VÁZQUEZ-ROEL. Es el primer centro de internamiento que trata las distintas adicciones y los posibles trastornos psiquiátricos asociados. La adicción al alcohol, a la cocaína, al juego o al trabajo, entre otras, se tratan al mismo tiempo que la depresión o los trastornos de personalidad o de ansiedad.

El nombre CAPISTRANO alude a la que fue la misión de San Juan de CAPISTRANO que fue fundada por el franciscano mallorquín Fray Junípero Serra en California. Ello no supone ninguna influencia religiosa, puesto que la Clínica es privada, aconfesional y respeta todas las creencias religiosas.

Desde entonces hasta la fecha han pasado por la Clínica miles de pacientes que son los que más han contribuido a dar a conocer el método específico de tratamiento denominado PROGRAMA CAPISTRANO, que es una manera nueva y original de tratar el viejo problema de las adicciones.

Tanto las clásicas adicciones, como el alcoholismo o la ludopatía, hasta las formas más recientes de patologías adictivas (internet, compras, cocaína, pastillas, personas o sectas), así como los trastornos alimentarios (comedores compulsivos, obesidad, bulimia y anorexia) se tratan de forma integral y desde una perspectiva de psicoterapia humanista.

Categorías