Posteado por: clinicacapistrano | octubre 11, 2007

Andalucía quita a una reclusa la custodia de un bebé con síndrome de abstinencia

La familia de la interna, que trata su adicción con metadona, reclama al niño TEREIXA CONSTENLA – Sevilla – 10/10/2007  En el hospital sevillano de Valme cuidan de Yeray, un bebé de 12 días que nació con un síndrome de adulto: el de abstinencia. Su madre, Antonia F. P., de 36 años, cumple condena en la prisión de Alcalá de Guadaíra (Sevilla). En la cárcel ha paliado su prolongada adicción a la heroína -empezó a los 13 años- con metadona, un opiáceo que ha estado recibiendo el feto mientras creció. Antonia conoció a Rafael B., otro recluso, durante una obra de teatro. Se casaron y, tal como establece el reglamento penitenciario, han disfrutado de sus correspondientes ‘vis a vis’.La reclusa dio a luz en el hospital el pasado 28 de septiembre y, una semana después, recibió la noticia que más temía: la Junta de Andalucía considera que el bebé está en desamparo y asume su tutela de forma “provisional”. La decisión de la Administración, según la familia, también incluyó otras medidas: la prohibición de las visitas de los abuelos y tíos al bebé hospitalizado.Cuando reciba el alta, Yeray será ingresado en un centro de protección de menores hasta que la Junta decida su futuro. “Se verá la mejor opción para él, empezando por la familia extensa”, explicó ayer una portavoz de la delegación provincial para la Igualdad y Bienestar Social, que se encarga del caso.En una carta remitida a la consejera del departamento, Micaela Navarro, la interna critica que se declare el desamparo de su hijo “dado que al día de la fecha no ha estado desamparado ni un solo minuto de su corta vida”. “Si es mi condición de presa lo que incide, sería mil veces más humanitario que nos esterilizaran aún en contra de nuestra voluntad”, añade.

La retirada del menor ha indignado también a los abuelos y tíos del pequeño. “Lo primero que pedimos es que se lo devuelvan a la madre, y si no que nos lo den a la familia”, reclama Soledad P., la abuela del bebé. Ella cree que su hija aspira a una segunda oportunidad, después de haber pasado media vida atrapada por las drogas. En esa etapa de adicción desbocada, Antonia F. tuvo otros tres hijos que no conservó: uno por fallecimiento, otro porque está con su padre biológico y el tercero porque fue retirado por la Junta y entregado en adopción. José Antonio Bosch, abogado de la reclusa, criticó ayer con dureza el procedimiento “inquisitorial” del departamento de menores al retirar a Yeray de su entorno familiar. “En la Edad Media, el tribunal decía que eras bruja y tenías que demostrar que no lo eras. Con esto ocurre lo mismo, declaran que no estás capacitado y hay que probar que no es cierto”.

COMENTARIO:

Resulta cuanto menos curiosa la actuación de la Administración, por un lado, para curar una enfermedad reconocida como tal por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como es la adicción, en este caso a la heroína, el tratamiento es suministrarle una sustancia, opiácea también, y también adictiva como es la metadona, es decir en vez de liberarle de su enfermedad, que es su adicción, el tratamiento a aplicar es suministrársela gratuitamente, de igual manera ¿le suministrarán dinero a los pacientes adictos al juego? Por pura lógica el tratamiento debería ser ese. ¿Y a las personas adictas al sexo?…….mejor no pensarlo, ¿no? 

Como no puede ser de otra manera, un hijo de una señora que está en este tipo de tratamiento, y que para mas inri es reclusa, es decir esta custodiada permanentemente por la Administración, nace con el consiguiente síndrome de abstinencia.

Dicha criatura ha nacido ya enferma como consecuencia directa del tratamiento recibido por su madre y que en vez de ayudarla, curarla, rehabilitarla es la propia administración quien le quita la custodia de su hijo enfermo…..¿alguien puede entender algo?

La OMS establece que los gobiernos tienen la responsabilidad, entre otras, de la salud de sus pueblos. He tenido que releer la noticia para asegurarme que esto pasa en España y no en una republica bananera

Anuncios

Responses

  1. El funcionamiento actual de las carceles queda reflejado en esta noticia, como puede nacer un hijo de 2 reclusos que están cumpliendo condena. Sin palabras.

    Las carceles adquieren un conexto que no es precisamente de rehabilitación del delincuente, bajo mi mirada es una condena simplemente. Y si el preso ve la luz y cambia valores… genial. La verdad, es que no podría dar alternativas al tema carcelario.

    Respecto, al tema metadona. Como parte de un tratamiento más global (psicoterapia) se puede usar. Igualmente es responsabilidad del profesional del caso, si lo hay, que se haga buen uso del tratamiento con metadona. El objetivo es a corto-medio plazo para finalmente que la persona no use nada.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: